Cat-1

Cat-2

Cat-3

Cat-4




La televisión nos ha ofrendado (que linda palabra) a través de la TV a un montón de personajes, personajillos, rostros y giles como para regalar. Desde Luli Love hasta Kenita, desde el hermano de Valdivia hasta Martín Cárcamo, todos familiares comunes, emparentados por la consanguineidad de la televisión abierta, siempre tan cuma y tan casera, tan nuestra, tan representativa de esa sociedad que se ha construido sobre la base de un imaginario que jamás podrá negar que todos tuvimos un pariente en cana o una tía que en su living tenía foto coloreada a mano. 



Ayer se murió Pedro Muñoz Muñoz 20 años (en la foto), oriundo de La Pincoya. Más conocido como El Chipamogli. Nombre que no sólo dio cuerda a la risa cuicona de los weones de CQC que siempre se ríen de la gente más pobre, igual que el Clinic, sino que además nos dejó como legado la palabra, el concepto de ser un  Chipamogli. 

El Chipa murió en su ley. Iba de copiloto arriba de un auto robado y arrancando de los pacos. El auto chocó, el Chipamogli salió eyectado y luego fue aplastado por la carrocería del auto. Una muerte fea, como casi todas las muertes. Luego de eso lo de rigor fue el funeral en el que, como corresponde a cualquier hijo del rigor flayte, se hizo una caravana, se lloró, se pegaron balazos al aire y se tiraron fuegos artificiales. Llegaron los pacos por esto último (a los pacos les cuesta ver mucha gente pobre junta) y se terminaron llevando en cana a un grupete de asistentes porque tenían los autos sin permiso o qué sé yo. Puras weas típicas de paco. 


En las redes sociales se le ha despedido con memes, con bromas, con una que otra frase facha típica y con harto humor. Al final de cuentas el Chipamogli no fue un ejemplo de vida, pero salía o salió en la televisión, igual que muchos weones como don Francisco o como el Kike morandé que tampoco son ejemplos de vida, que también vienen del mundo del hampa, y por ende se merecía un funeral con tele, con balazos, con tuiteos y con harto hueveo. Porque Pedro Muñoz es parte de nuestro lenguaje y es parte de la última década que hace de un momento para otro de cualquier persona un Meme o lisa y llanamente un famoso (si el Chipamogly hubiera tenido un par de tetas que mostrarle al Mega seguro ganaba hasta plata sólo con ser flayte). 

Tal como le dijimos a Camiroaga entonces le decimos al Chipamogli Vuela alto chuchetumare! Vuela Alto!

Salú por el loco



«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

About the Author Arturo LedeZma Martìnez

Editor, fotógrafo, escritor en medios, el resto es ego .

No hay comentarios

Leave a Reply

Todos pueden comentar, pero para evitar los spam y los amigos mala onda que gustan de poner anonimos ofensivos (sólo un amigo puede hacer eso) es que estos comentarios están moderados. No falta el homofóbico, xenofóbico, arturofóbico o lo que sea.
Gracias por comentar!

Perform

video

Feature

Cat-5

Cat-6